21 jun. 2016

Entrevista a Lara Bello, la voz de Andalucía venida de Nueva York

-->
Sus letras retratan paisajes oníricos. Sus armonías están influidas por el Jazz. Su preciosa voz hace guiños al Flamenco. Su base es lírica. Se nutre de la música Andalusí, de los cantos Budistas y del Latin, entre muchas otras músicas del mundo. Lleva el mestizaje por bandera y el resultado de su arte es único. Ella es: Lara Bello.

El pasado 13 de abril tuve el placer de conocer personalmente a esta cantante granadina radicada en Nueva York. Era la tercera vez que venía a Alemania a presentar su proyecto en el club A-Trane y antes pude pasar unas horas con ella. Quise, ante todo, escuchar su música, pero además quería conocer de primera mano un poco más de la historia tras la artista. 

Hablamos de música, de Nueva York y de las cosas de la emigración.

Para empezar, me gustaría que me contaras cómo es para ti vivir en una gran ciudad como Nueva York.

¡Es tan caótica! Hay momentos maravillosos y otros en los que durante semanas me pregunto qué hago allí. También me pregunto si volveré algún día a mi tierra.
Al principio era más difícil, en una ciudad tan grande es más complicado hacer amigos. Luego me fue apeteciendo más quedarme e ir abriendo camino allí y, finalmente, conseguí la visa de artistas.
No obstante, tras un año sin salir de NY, sufriendo su crudo invierno, decidí que al año siguiente, durante la época más fría, buscaría conciertos fuera, en zonas más cálidas.
Aprovecho mi profesión y mis contactos para organizar una pequeña gira en España y así paso un tiempo en mi Granada natal. Hoy en día, voy y vengo.  


¿Cómo es la vida del músico allí?

Allí o te vendes o mueres. Son expertos en marketing.
Como artista local puedes sobrevivir con muchas actuaciones en bares y pequeños clubs.
Si bien es cierto que las bandas de jazz de NY donde más trabajan es en festivales de Europa. No sé si es una facultad que tienen los neoyorquinos os es una carencia nuestra, lo de saber proyectar a los músicos hacia fuera de las fronteras quiero decir.
En España hay cada vez más y mejores músicos de Jazz, muy reputados, que se quejan y con razón de que a los festivales acaban llevando siempre a los mismos y siempre de EEUU. Sienten que hay poco apoyo al músico local.

Luego está la cuestión del ego en los músicos, que parece que es mayor cuanto más pequeño es el entorno. ¡En NY hay tantos músicos! Creo que por esto son más educados y el nivel de profesionalidad es mayor, no solo por tocar bien la música, sino por cómo se comportan a nivel personal.
Yo eso lo aprecio mucho. Fue llegar a NY y empezar a tocar con Luis Perdomo, le presenté mi música, que en España era considerada como algo raro, y le gustó. Allí están tan acostumbrados a tocar Jazz que cuando les presentas algo distinto y les suena bien, te apoyan  y no encuentras problemas si consigues más dinero o menos. La gente sabe que la ciudad es dura y se implican más, te echan una mano. Si alguien se pone borde pues llamas a otro. La gente aprende que tiene que ser más respetuosa.


¿Qué impresión te llevas del público alemán?

Para mí es un público sabe escuchar. Generalmente es a los pueblos más pequeños donde más gente va y son más receptivos. Llenar en Berlín es más complicado, como en cualquier otra gran ciudad. La inmensa oferta cultural diaria hace muy difícil competir.

Cuando entramos en el terreno de la identidad siendo emigrante, Lara me comenta que su percepción es que, a nivel artístico, a muchos les sucede que al salir de su país se reencuentran con sus raíces. Algo de lo que podías llegar a renegar estando en tu tierra -comenta. Al llegar a otro país tiendes a buscar con qué te identificas, y en lo que a la música se refiere, resulta que vienes cantando Jazz y al final lo acabas mezclando y fusionando con lo que te hace sentir más en casa.

¿Qué me quieres contar de tu futuro nuevo disco?

En el nuevo disco, que estará terminado para el año que viene, hay composiciones propias y versiones de canciones que me han gustado y a las que he puesto letra. Se titulará “Sikame”. Es autoproducido y cuenta con grandes colaboraciones como Richard Bona, Lionel Loueke, Jorge Pardo y Carles Benavent.

Leí en tu Facebook una descripción muy curiosa de un tipo de espécimen con el que parece que te has topado alguna que otra vez por NY. Me gustaría que lo compartieras con los lectores de este blog, porque me da que alguno/a se sentirá identificado/a con esto...

"El español mochila", término aprendido en Nueva York. Dícese de aquella persona de nacionalidad española recién llegada a la ciudad a la que no conoces de nada, y que por el simple hecho de algo tan aleatorio como haber nacido en el mismo país, ya desde el día 1 quiere que seas su mejor amiga y se te sube a la chepa. Quiere que le ayudes a solucionar todos los problemas que te pide y que ni siquiera ha intentado solucionar por sí mismo/a. Se caracterizará por tratarte con la confianza-que-da-asco desde el primer momento, incluso después de tratar de poner espacio y distancia; también se caracterizará por no hablarte nunca más porque has herido su corazón si un día no puedes satisfacer sus necesidades. Lo reconocerás por las siguientes interacciones: 1. No entenderá que no le ruegas que viva contigo en tu apartamento siendo del mismo país. 2. Todos sus problemas son los peores, especialmente te calentarán la cabeza aquellos que llegan a la ciudad con una beca de bastante dinero, esos serán los que más sufren. 3. Al describirse a sí mismos usarán frases como "soy súper independiente".

Del concierto que dio en el A-Trane puedo contar que fue un despliegue de buen gusto y dulzura, donde adelantó algunas canciones de su nuevo disco y repasó temas de discos anteriores. Vino acompañada en esta ocasión por el guitarrista Andreas Arnold y el batería Rajiv Jaaweera, y consiguieron desde el minuto uno generar una atmósfera cargada de sonidos mediterráneos aderezados con tintes latinos. 

AQUÍ tienen el enlace a su página Web, donde también podréis escuchar su música.
Os aconsejo cerrar los ojos y que os dejéis llevar… y que no perdáis la ocasión de verla en su próxima visita a Berlín.

¡Hasta el año que viene, Lara!

No hay comentarios: