6 dic. 2016

Amor de sado (Pasodoble)

Palabrita, te quedaste varada en la orilla de mi paladar
revoltosa, apurando la inercia del vuelo alcanzaste el cielo ... de mi boca
Y entre los dientes,
jugaste un tiempo
esperando la ocasión
de librarte del castigo
delirante y subjetivo
y poderte poner en una expresión

La "sin hueso" que debiera ser como una fusta y hacerte saltar
se apoltrona, y nadando en la sopa de letras que hay en la saliva ... te abandona
y de repente
por su reflejo
va y te intenta succionar
arrastrándote al abismo
donde muere tu lirismo
el destierro donde no podrás sonar

Pero ella, que enganchándose a la campanilla se logra salvar
va y se mece, alcanzando el impulso apropiado que hasta la salida la haga brincar
pero los labios
están sellados
por el miedo y el pudor
se entornan en un descuido
por el que escapa un suspiro
susurrándote al fin, mi tímida voz

La valiente, que agarrada a las comisuras es libre al fin
se sorprende, la recibe un mundo en silencio, cargado de ecos, desierto y hostil
Y se arrepiente
porque está sola
quiere volver a mi interior
no encarar la reprimenda
porque no haya quien la entienda
eres solo un decir que se queda en rumor

Me dijeron que callada se está más bonita, se evitan problemas
me mintieron, pues hoy sufro un empacho espantoso de retórica prudencia
Ay, ¡palabrita!
¿qué hago contigo?
Te encomiendo una misión
es tu instinto primitivo
el que puedas hacer ruido
ven y acóplate aquí en esta canción



No hay comentarios: